¡AUXILIO, LA TECNOLOGÍA ME REBASA!

0

Dicen que hacer uso de la tecnología (cualquiera que sea esta) es más rápido y fácil, pero en mi opinión, esto último no es así, por el contrario, suele ser más complicado intentar comunicar algo en donde no existen movimientos, gestos, voz e intención. ¿Cómo lidiar con esto?

La tecnología es ahora más esencial que aprenderse la tabla del 1; no estar a la vanguardia en ese sentido, nos hace estar muy lejos del mercado competitivo, de hecho, hoy en día si una empresa no es encontrada en “San Google”, pierde automáticamente su credibilidad y suele levantar sospechas considerándose así “Empresa patito”.

¿Se imaginan hasta dónde hemos llegado? Lo importante aquí no es qué tecnología utilizamos sino cómo la utilizamos, al final, es una herramienta que nos otorga una ventaja siempre y cuando se haga un buen uso de ella. La cuestión es cómo podemos aprovechar sus beneficios sin incurrir en alguna acción que repercuta directamente en la imagen y/o credibilidad empresarial.

En este mundo de grandes avances, tenemos que tomar en cuenta una palabra clave: “hiperconectividad” la cual se refiere a la conexión permanente a través de diversos sistemas y entornos digitales tales como redes sociales, móviles, videoconferencias, mail, mensajería instantánea, realidad aumentada, pero también en redes de datos y sistemas de información1.

Esto indica que estamos obligados (Y aunque no, tendremos que experimentarlo y ajustarnos a ese cambio) a mantener una interacción con otros, lo que a su vez, suele ser complejo pues seguramente, lidiar con Robots era solo un caso ficticio de película futurista. Hoy es una realidad, de manera más frecuente se organizan eventos para mostrarle al mundo en nuevo androide con ¡expresiones humanas! , lo curioso aquí es que no sólo se busca en ellos la funcionalidad, sino el mantener ese sentido humano.

Mientras esto llega a mis manos, te pongo un caso más práctico (que por cierto, vivo diariamente como docente), si no existe a la mano un PowerPoint, pantalla e internet, es difícil mantener la atención del alumnado, pues quedaron atrás los días de escribir a lápiz y solo escuchar, ahora tenemos la necesidad de estar informados, opinar e interactuar en el momento en que prácticamente están ocurriendo los hechos.

Las empresas, en ese sentido, buscan tener una junta efectiva a través de pantallas interactivas que fomenten la atención, creatividad y trabajo en equipo, en lugar de mantener una postura clásica; lo mismo pasa al momento de establecer contacto con un nuevo prospecto.

Regresando al primer punto: ¿Cómo podemos mantener la calidez humana?, ¡He ahí el secreto! Dentro de todos estos avances tecnológicos hay algo que no debemos perder de vista que es la experiencia; no por hacer negocios a través de una pantalla, significa que el “otro” no deba sentir el buen trato o momentos únicos de compra, ¡caray! Si está ese robot con expresiones humanas y los científicos se preocupan por ello, ¿porque nosotros dejamos pasar por alto la atención y el buen trato a través del monitor?

Déjame platicarte que, de acuerdo a diversos estudios realizados en consumidores, el 70% asocian su “buena” o “mala” experiencia de acuerdo al trato que reciben, no a la calidad, no al diseño… ¡El trato! Por lo que las empresas deberían estar aún más preocupadas por mantener una visión de servicio que se fomente a través de los diversos recursos de la Imagen Pública tales como la ambientación, la publicidad, mercadotecnia, la apariencia y ¡hasta los protocolos sociales y netiqueta!

Esto debería ayudar también a la toma de decisiones ya que 1 de cada 2 personas abandonan una empresa por su mala atención… ¿Sorprendente, no? En virtud de esto, los directivos se han visto obligados a contratar elementos nacidos en las generaciones de 1980 al 2000 por la familiaridad que tienen con respecto a la tecnología, sin embargo, no debe ser motivo para dejar fuera a quienes aún conservan ese sentido, una postura más directa en el trato 1 a 1.

Se estima que para el 2021, por lo menos el 75% de suscriptores a compañías telefónicas, estén usando un Smartphone (cabe mencionar que el porcentajes menor ahora, aunque no lo parezca) por lo que prácticamente ese proceso de hiperconectividad será la base de toda relación personal, social, profesional y pública.

Hacer un uso consciente de las ventajas que representan las tecnologías, garantizan a las empresas y a las personas, posicionamiento de marca, control sobre su competencia e innovación, pero más allá de los números, se genera una capacidad de transformación en cada ámbito que incluso, ante cada crisis (las cuales por cierto, son inevitables) se puedan tomar mejores decisiones o prevenciones de posibles contingencias y por ende, se cultive la credibilidad de aquello que se ofrece.

En conclusión y ahondando más en esta reflexión, las megatendencias dirigen pues el rumbo de la humanidad en los siguientes años, así que aquí es cuando decimos: “renovarse, adaptarse o morir”… ¡Auxilio la tecnología me rebasa!

Comparte con tus amigos

Acerca del Autor

Deja una respuesta.