Blanc Atelier en Sonora

0

La historia de Blanc Atelier.

Blanc Atelier es una empresa familiar dedicada a la venta de vestidos de novias fundada en Enero de 2016, su especialidad son casas de novia exclusivas y de alta costura como La Sposa, Moonlight Bridal, Jesús Peiro Barcelona, Eddy K Bridal y BA por Blanc Atelier. La mayoría de las marcas son europeas; Españolas e Italianas.

Además de la venta de los increíbles vestidos de novia, Blanc Atelier es destacado también por su servicio; Ajustes gratuitos por diseñadores de modas, diseño de accesorios, servicio de maniquíes (vestimenta a la novia para sesiones fotográficas de ‘backstage’), servicios de bebidas y más.

Blanc Atelier tiene traducción del idioma francés y significa ‘Taller Blanco’, a lo que tanto los representantes como los clientes hacer referencia como Atelier y no como Tienda. 

Las fundadoras de Blanc Atelier.

Mariana Olea Medellín

Originaria de Ciudad Obregón Sonora, con tan solo 25 años de edad, Mariana es una de las fundadoras de Blanc Atelier, inspirada en su padres, Luis Felipe Olea y Celia Medellín, inició su carrera en base a trabajo duro y constante. Su apoyo incondicional es su futuro esposo, Enrique, quien la ha apoyado en todos sus proyectos a lo largo de su carrera profesional.

Mariana es egresada de la carrera de Lic. en Relaciones Internacionales, previamente tuvo la oportunidad e estudiar periodismo internacional, su ideal ha sido trabajar en alguna revista a nivel internacional dedicada al altruismo social.

En ocasiones, las oportunidades nacen de las limitaciones que se presentan día a día en el mercado laboral, principalmente para jóvenes recién egresados que buscan desarrollarse como profesionistas y no tienen la oportunidad de hacerlo, entonces ¿Qué mueve a una joven a emprender su propio negocio? “Yo creo que comenzamos con un sueño y con la idea de que poco a poco fuera creciendo el negocio y poder crecer el equipo. Teníamos la idea de hacernos de un equipo de chicas proactivas, que sintieran un interés real en el negocio, y darles un espacio donde pudieran crecer como profesionistas y como personas” comenta Mariana.

Retos de abrir un nuevo negocio

“Primeramente tuvimos contratiempos por que en este rubro hay que hacerse de una reputación. Siempre estaré agradecida con nuestras primeras novias, la gente que le da oportunidad a los negocios pequeños que apenas comienzan. Creo que deberíamos apoyar más la economía local, si lo hiciéramos tuviéramos más opciones en todo.

Muchas veces tenemos la idea que para comprar un vestido de novia y que sea entallado y tratado como se debe, hay que ir a Estados Unidos o a la Ciudad de México. Eso no es cierto. Gracias a nuestras novias del 2016, creo que pudimos establecernos como negocio y darnos a conocer, como un Atelier serio, donde hay modelos hermosísimos y donde el taller funciona en excelentes condiciones.

Otro de los retos en su momento, fue que nos tomaran en serio a Andrea y a mí. Lamentablemente, había quienes nos veían mujeres jóvenes y dudaban de nuestra capacidad. Esto nos despertó un sentimiento por demostrar de cualquier manera que en efecto somos capaces y que tenemos mucho más que ofrecer todavía”.

¿Cuál es la lección más importante que has aprendido en tu vida?

“La más importante es que el que persevera, alcanza. Considero que en esta época de transición, en donde nuestra generación es muy importante no rendirse. Hay muchísimos retos que se van a presentar en nuestras vidas sin embargo, querer es poder, y es algo que Blanc Atelier me ha enseñado. En ocasiones sí se vuelve un poco abrumador, tenemos 25 y 28 años y estamos a cargo de algo que tiene potencial para crecer muchísimo más, además de la responsabilidad ante nuestro equipo que confía en nosotros”.

Andrea Olea Medellín

Igualmente originaria de Ciudad Obregón, Andrea es una joven emprendedora de tan solo 28 años de edad. Actualmente es Co-Fundadora de Blanc Atelier en conjunto con su hermana pero también es Gerente administrativo y de operación del restaurante ‘Asadero al Punto’, no obstante es distribuidora de accesorios de marcas mexicanas como Saro Azcona y Catorce Jewerly. Sin olvidar el trabajo tan importante como es el de ser esposa y madre de dos hijos, María Emilia y Pablo.

Su principal inspiración para ser una mujer de familia y de negocios ha sido su familia, “De niña yo jugaba a estar en la oficina. Nunca me etiqueté en “quiero ser abogada” o “quiero ser médico” más bien me veía en el ambiente laboral. Siempre me ha gustado escribir, y cuando nació mi hija María Emilia, mes con mes le escribía una carta donde le contaba sus avances, lo que le deseaba, mis sentimientos… Un día las releí todas y me di cuenta que todas las cartas tenía como común denominador decirle “tu puedes ser lo que tú quieras en la vida” entonces me di cuenta que no bastaba con decirlo, que ella y mis hijos necesitarían el ejemplo”.

Retos de abrir un nuevo negocio
Al igual que su hermana, Andrea hace énfasis en la importancia de la posición de marca y el esfuerzo constante que requiere todo negocio, ” Creo mucho en el servicio al cliente, creo que ahí está la diferencia y la decisión de cada novia, lograr una venta es mucho más que cobrar, es acompañar a cada novia de manera individual” comenta Andrea. “Nuestra misión es dar a la novia una experiencia única de compra, que tu decisión y tu historia de esta tenga una trascendencia en cada novia. La única manera de lograrlo es seguir un régimen donde la calidad del servicio sea inmejorable. Creo que logrando eso, el incremento de las ventas será una consecuencia, cada cita es diferente y leer a cada novia de manera personal es muy retador, pero es algo que al final da mucha satisfacción”.

 

¿Cuál sería tu consejo para las personas que no se atreven a emprender por miedo?
“Quedarte dentro de la multitud nunca hará que sobresalgas. Si tienes planes o ganas de emprender algo hay que entender que no hay negocio pequeño sino ideas pequeñas, fijar metas diarias, y medirte únicamente bajo los parámetros de tu propia capacidad es vital, la única competencia debe ser con uno mismo, mejorar cada día, minuto a minuto, eso será lo que te destaque. Hacer cada actividad con responsabilidad, constancia y creatividad, debes de amar lo que haces y sobre todo creer en tu idea. Solo así se disfruta el sacrificio que es ser constante. Plantear el por qué y tener una visión muy clara es la clave para dejar de tener miedo. Lo que más enseña son los fracasos, lo peor que puede pasar es recibir un lección. Yo tuve 6 negocios antes de inaugurar Blanc Atelier, en ninguno de ellos vi una remuneración económica, pero hoy te puedo decir que me siento rica en lecciones aprendidas”.

Finalmente, Andrea nos comenta quién es la persona que más admira, “A mi esposo. Pablo tiene una manera muy bonita de funcionar. Es una persona emocionalmente muy inteligente. La vida lo ha retado mucho y sin embargo el irradia tranquilidad y paz. No es rencoroso, es bondadoso y desinteresado, hace las cosas con mucho entusiasmo. He aprendido mucho de Él con sus actitudes, sin querer me ha llegado a convertir en la versión más humilde que puedo ser y puedo llegar a pedir una disculpa, a ver un error en mí, a mejorar una situación con la pura actitud gracias a su naturalidad y transparencia. Realmente ha hecho de mí una mejor persona”.

 

 

Comparte con tus amigos

Acerca del Autor

Deja una respuesta.