¿Es la edad lo que define la madurez de un niño para entrar al ámbito social y laboral?

0

En cada país existen diferentes formar de integrar a los niños a la vida social y laboral, en algunos el cambio de la etapa de niño a adulto está marcada por ritos y obligaciones sociales, o por el hecho de alcanzar determinada edad, que de acuerdo con los instrumentos internacionales suele ser la edad  lo que define la niñez, es decir que se considera “niño”, a los efectos de derecho y protección, a todas las personas menores de 18 años (Convenio OIT numero 182) y para los efectos laborales se establece que la edad mínima para el empleo es de 15 años; en México el pasado 4 de Junio de 2014 se reformó nuestra carta magna para aumentar la edad mínima para el trabajo de los menores, esto para cumplir con las recomendaciones del Organismos Internacional del Trabajo (OIT), que en su artículo 2.3 del Convenio 138 de la OIT señala que la edad mínima para la admisión del empleo son 15 años, por lo que el artículo 123 establece en el apartado A fracción III

… “Queda prohibida la utilización del trabajo de los menores de quince años. Los mayores de esta edad y menores de dieciséis tendrán como jornada máxima la de seis horas”…

Es muy importante conocer las obligaciones que adquirimos al tener menores de 15 y 16 años en nuestro centro de trabajo porque si no se cumplen podemos ser acreedores a multas desde los 50 a 2500 veces el salario mínimo (equivalentes a $3,505 hasta $175,250 pesos), además está prohibido el trabajo para menores de 14 años o menos, y si se detecta este hecho al patrón se le castigará con prisión de 1 a 4 años y multa de 250 a 5000 veces el salario mínimo general.

Debemos de recordar que la legislación sobre el trabajo a menor, tiene como finalidad evitar que exista el trabajo infantil y proteger a este sector tan vulnerable, se considera trabajo infantil, aquel que por su naturaleza o intensidad perjudica la escolarización, salud y desarrollo del niño,  lo anterior genera que dichos menores pierdan su infancia y tengan daños irreversibles físicos y mentales. También debemos de reconocer que no todos los trabajos son perjudiciales  para los menores, por el contrario el que participen en las actividades domésticas, ayuden a sus padres en el negocio familiar, realicen trabajos ligeros o aprendan un oficio, les permite adquirir habilidades y actitudes que los ayudaran a ser mejores trabajadores y personas útiles para la sociedad, ya que si desde temprana edad adquieren responsabilidades, supervisadas por un adulto, también se enorgullecerán de sus propios logros.

 

En la Ley Federal del Trabajo podemos encontrar en forma clara y precisa los lugares en que queda prohibido el trabajo de los menores,

Artículo 175.- Queda prohibida la utilización del trabajo de los menores:

  1. En establecimientos no industriales después de las diez de la noche;
  2. En expendios de bebidas embriagantes de consumo inmediato, cantinas o tabernas y centros de vicio;
  • En trabajos susceptibles de afectar su moralidad o buenas costumbres; y
  1. En labores peligrosas o insalubres que, por la naturaleza del trabajo, por las condiciones físicas, químicas o biológicas del medio en que se presta, o por la composición de la materia prima que se utiliza, son capaces de actuar sobre la vida, el desarrollo y la salud física y mental de los menores.

En caso de declaratoria de contingencia sanitaria y siempre que así lo determine la autoridad competente, no podrá utilizarse el trabajo de menores de dieciséis años. Los trabajadores que se encuentren en este supuesto, no sufrirán perjuicio en su salario, prestaciones y derechos. Cuando con motivo de la declaratoria de contingencia sanitaria se ordene la suspensión general de labores, a los menores de dieciséis años les será aplicable lo dispuesto por el artículo 429, fracción IV de esta Ley.

 

No hay excepciones en cuando a las prohibiciones de la ley, por lo que, los patrones no pueden tener menores si entran en los supuestos antes mencionados; en la actualidad no podemos desconocer que la pobreza es una de las principales causas del trabajo infantil y que los menores se ven obligados a incorporarse en la vida laboral, pero siempre bajo el amparo de la ley, de hecho para poder iniciar la relación de trabajo el menor debe exhibir un permiso que emiten las inspecciones locales del trabajo, para tramitarlo el menor debe tener 15 años cumplidos, presentar copia del acta de nacimiento, original y copia de certificado médico, dos fotografías, decir dónde va a trabajar y quien será su jefe inmediato o responsable, lo anterior tiene como finalidad que las autoridades regulen esta actividad y garantizar que los derechos del menos no se ven violentados y  además informar a los menores que cuentan con derechos extras que los de un trabajador normal,  esos son que no pueden trabajar después de las 10 de la noche, que no pueden exceder la jornada de 6 horas diarias y dividir en periodos máximos de 3 horas, que no pueden cubrir horas extras, trabajar los días domingos ni de descanso obligatorio establecidos por la ley, además que el periodo vacacional anual de los menores de dieciséis de 18 días laborables por lo menos.

 

En nuestro país, se está trabajando arduamente para erradicar el trabajo infantil y velar por los derechos de los menores de 15 a 16 años que tienen que trabajar; el primer paso enfocado a una cultura de prevención en el mundo laboral, es decir acabar con el problema antes de que surja, cabe mencionar que su objetivo es mejorar la protección de la vida, la salud y la integridad de las y los trabajadores en los centros de trabajo, así como disminuir los incidentes que generan daños para los trabajadores, las empresas y la sociedad. Dentro de estas acciones esta la erradicación del trabajo infantil y la protección del trabajo de adolescentes permitido por la Ley Federal del Trabajo, acciones que nos garantizarán que la sociedad tenga fuerza de trabajo más productiva y preparada para el futuro.

 

Las autoridades laborales, como lo son los Inspectores del Trabajo implementaron un programa de monitoreo sistemático,  y cuentan con un protocolo de inspección del trabajo en materia de trabajo infantil y protección al trabajo adolescente permitido, dentro del cual no solo esta constituirse en los lugares de trabajo sino contar con registros donde se tenga conocimiento que trabajan adolescentes, así como trabajar en forma conjunta con la ciudadanía para que reporte alguna anomalía en los centros de trabajo.

 

En responsabilidad de todos cuidar a las nuevas generaciones porque son el presente y futuro de nuestro país, debemos de estar conscientes que la infancia es un periodo de la vida que debe dedicarse no al trabajo, sino a la educación y al desarrollo; si por alguna circunstancia un menor  que tenga quince años cumplidos y reúna los requisitos de la ley, para incorporarse a la vida laboral, esta experiencia no afecte ningún aspecto de su vida sino por el contrario lo ayude a integrarse a la sociedad como un ciudadano productivo, porque en este mundo competitivo la prosperidad de un país depende fundamentalmente de la calidad de sus recursos humanos.

Comparte con tus amigos

Acerca del Autor

Deja una respuesta.