FINANZAS, EL MEJOR HÁBITO DE UN EMPRENDEDOR.

0

Luego de muchos intentos, sufrimientos y sacrificios has logrado hacerte de tu empresa y ahora te toca darle rumbo y llevarla al éxito. Esto puede ser más fácil de lo que uno puede pensar, ya que la salud y bienestar de las empresas, se puede diagnosticar por medio del análisis de sus números. Es importante aprender a entender y analizar las finanzas empresariales para saber qué se hizo y los resultados que se obtuvieron con la finalidad de tomar decisiones que nos ayuden a prepararnos para las decisiones futuras.

Entonces, ¿Qué es lo que tengo o no tengo que hacer en mi empresa?, a continuación te comparto una lista de lo que debes y que no debes hacer con las finanzas de tú negocio o empresa:

QUE HACER:

  1. Realiza un control de tus ingresos y egresos: Esto nos ayuda mucho para controlar nuestros gastos, así como, para saber si estamos ganando lo suficiente para cubrir las necesidades la de la empresa.
  2. Conoce tus números: Muchas personas piensan que con el hecho de trabajar dentro de su empresa pueden saber cómo es su situación, pero la verdad es otra. Los números son los que hablan y realmente no siempre es lo que uno piensa.
  3. Re-invierte las utilidades: Los primeros tres años de toda empresa son de vital importancia pues es el tiempo donde la empresa te dirá si se podrá mantener en el mercado o no, donde tú como emprendedor aprenderás a manejarla y donde todas las ganancias se tengan que trabajar para la misma empresa y su futuro.
  4. . Contratar publicidad: De antemano te digo que la lona que pegaste afuera de tu local no será de gran utilidad, pues no todo el mundo o todos tus clientes potenciales pasan por ese lugar. Necesitas llamar su atención de todas las maneras posibles ¡OJO! ESTO NO QUIERE DECIR QUE DEBAS GASTAR EXAGERADAS CANTIDADES DE DINERO, existen medios alternativos de bajo costo y gran impacto.
  5. Financiamientos: Pueden ser la herramienta clave para echar a andar tu empresa, pero también pueden ser tu peor verdugo y acabar con ella. Busca uno que se adapte a tus necesidades y solo pide lo que realmente necesitas para trabajar o desarrollar tus actividades, poco a poco tu misma empresa te dará beneficios y utilidades al paso del tiempo.

QUE NO HACER:

  1. Lujos: Cómprate todos los lujos habidos y por haber, tú lo mereces y tu empresa te lo puede dar, no importa que solo tengas escasos 2 años de haber iniciado a trabajar, ¡LA EMPRESA PUEDE PAGAR ESOS LUJOS Y MÁS!
  2. No capacites: ¿Para qué necesitas capacitar a tu personal? Con que conozcan de qué se trata el trabajo es más que suficiente, los clientes vienen por tu producto y/o servicio y no importa realmente como los traten tus trabajadores.
  3. Contratar familia: No importa que no realicen bien su trabajo o que no cumplan con el horario de igual manera son familia y tienes que apoyarlos. O bien, que por su falta de capacitación pierdas clientes. Igual no importa porque estas apoyando a tu principal.
  4. Sueldos: Como tú eres el dueño, mereces todas las utilidades que resulten de tu empresa ¡PARA ESO LA TRABAJAS! Tú no necesitan un sueldo, para eso eres el jefe. No importa que tal vez no alcances a cubrir tus gastos, eso es lo de menos, y ¿qué pasa con el sueldo de tus trabajadores? Pues les pagas lo mínimo, es para lo que te alcanzó, o bien, simplemente no se los pagas completo ya después le pagarás el resto, ellos deben de entender la mala situación de la empresa.
  5. Clientes: No importa si no contrataste publicidad, la necesidad de tu producto los atraerá como el pan caliente, y todo el mundo llegará solo a tu empresa, no necesitas estar llamando a tus clientes para saber si necesitan tus servicios o productos pues su ellos lo necesitan ellos deben de buscarte. O bien si te deben y no puedes hacer que te paguen déjalo pasar, tú como ellos, sabes cómo está la economía y puede que les esté yendo mal.

En conclusión, las finanzas no son solo números infinitos y formulas inexplicables, también se trata de hábitos y cambios con los cuales puedes llevar al éxito o a la bancarrota tú propia empresa. El momento de hacer el cambio es ahora, tú decides como.

Comparte con tus amigos

Acerca del Autor

Deja una respuesta.