Igualdad Laboral

0

Las mujeres siempre hemos contribuido en la economía de nuestro país desde diferentes trincheras, antes realizando trabajo doméstico y reproductivo pero no remunerados, debido a que culturalmente a las mujeres nos corresponden las tareas del cuidado del hogar y la familia. El trabajo fuera de casa estaba supeditado al papel de pareja o madre.

Dentro de este trabajo no remunerado también existe desigualdad debido a que de acuerdo con la OCDEref.1, las mujeres mexicanas dedican 373 minutos (6.21 horas) cada día a diversas actividades del hogar, más de tres veces que los 113 minutos (1.88 horas) destinados por los hombres, en algunas de las tareas realizadas en casa. Las diferencias de género son mayores: en el cuidado de los hijos, las mujeres destinan 53 minutos al día y los hombres solo 15; ellos pasan 75 minutos diarios realizando actividades rutinarias como limpieza, preparación de alimentos o lavado de ropa, mientras que ellas le dedican 280 minutos al día, casi el cuádruple; son varios los rubros donde hay una inequidad en los roles determinados por el género pero, en los últimos 30 años somos más las mujeres que participamos en la vida laboral, realizando trabajos remunerados por lo que el tema de igualdad laboral ya se ha posicionado en la agenda internacional.

México ha firmado diferentes convenios internacionales, como el Convenio sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW siglas en ingles) que garantizan la igualdad con los hombres y los mismos derechos; legisló creando una Ley General para la igualdad entre mujeres y hombres que en su artículo 34 señala que “a las autoridades correspondientes garantizarán el principio de igualdad sustantiva entre mujeres y hombres en el ámbito del empleo, así como el derecho fundamental a la no discriminación de aquellas en las ofertas laborales, en la formación y promoción profesional, en las condiciones de trabajo, incluidas las retributivas, y en la afiliación y participación en las organizaciones sindicales, empresariales o en cualquier organización cuyos miembros ejerzan una profesión concreta…”; dentro de nuestra Carta Magna también se contempla la igualdad en su artículo primero que señala “Queda prohibida toda discriminación motivada por origen étnico o nacional, el género, la edad, las discapacidades, la condición social, las condiciones de salud, la religión, las opiniones, las preferencias sexuales, el estado civil o cualquier otra que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas”, también en la Ley Federal del Trabajo, después de su reforma, contempla la misma prohibición de discriminación, a su vez existe la norma mexicana NMX-R-025-SCFI-2012 que permite a las organizaciones públicas y privadas la certificación de las prácticas para la igualdad laboral entre mujeres y hombres.

Toda la anterior normatividad facilita que cada vez más mujeres nos desarrollemos en el ámbito laboral sin sufrir discriminación y crecer para llegar a puestos gerenciales o ser empresarias que generaran fuentes de empleo. Los derechos que tenemos como mujeres trabajadoras son:

  • Derecho a ser tratada igual que un hombre.
  • Derechos como madre trabajadora.
  • Derecho a no ser hostigada, acosada laboral o sexualmente,
  • Derecho a pago igual por trabajo igual.

El primer supuesto está contemplado en la Constitución y la Ley Federal del Trabajo como lo mencionamos anteriormente. En el caso de derechos como madre trabajadora está la incapacidad por maternidad que, de acuerdo a la Ley, se debe de cubrir en base al 100% de nuestro salario, la obligación es subrogada por el IMSS; si la madre que trabaja cotizó (pago cuotas) al IMSS por lo menos durante 30 semanas (7.5 meses) durante los doce meses anteriores, de otro modo, es el patrón quien debe pagar el salario durante la incapacidad por maternidad además, prevé que las mujeres embarazadas no deben trabajar en lugares peligrosos o que puedan enfermarlas; a un descanso de seis semanas antes del parto y seis semanas después, recibiendo tu salario íntegro; a dos descansos diarios de media hora para que le den de comer a su bebé; a médico, medicinas y hospital o clínica cuando nazca su bebé; tienen derecho a llevar a su hija o hijo a una guardería del IMSS desde la edad de 43 días hasta que cumpla cuatro años y a partir de la reforma a la Ley Federal del Trabajo (2012) también se le da incapacidad en el caso de adopción y hablando de igualdad actualmente se contempla un descanso por paternidad de hasta 5 días.

En el tema de hostigamiento o acoso, la ley también se ha actualizado y hoy en día no solo es sexual sino laboral el que está reglamentado y se contempla como causa de recisión de la relación laboral, en el artículo 3 bis de la LFT los define como:

  1. a) Hostigamiento, el ejercicio del poder en una relación de subordinación real de la víctima frente al agresor en el ámbito laboral, que se expresa en conductas verbales, físicas o ambas;
  2. b) Acoso sexual, una forma de violencia en la que, si bien no existe la subordinación, hay un ejercicio abusivo del poder que conlleva a un estado de indefensión y de riesgo para la víctima, independientemente de que se realice en uno o varios eventos.
  3. c) Acoso Laboral oMobbing, es una forma de violencia psicológica constituida por acciones negativas reiteradas y sostenidas de hostigamiento ejercidas sobre un trabajador por parte de un jefe o superior jerárquicoinmediato o mediato que perduran por un tiempo determinado y atentan contra la dignidad; Ataque sistemático reiterado contra la autoestima de una persona en el trabajo para hacerla sentir excluida, maltratada o subvalorada, alterando su derecho al trabajo. (Reformado en Febrero de 2013).

Ha sido largo el camino de las mujeres que han hecho valer sus derechos y generado el cambio en las legislaciones, pero este no termina ahí, es necesario que para que exista una igualdad real en materia laboral, debe de primero haber un cambio de los mitos y estereotipos que descalifican el trabajo de la mujer y es responsabilidad del gobierno, empresas y sociedad civil erradicarlo, no solo porque existan las leyes el cambio se genera.

Si eres trabajador, indistintamente de tu género y estas siendo o detectas una discriminación en tu trabajo no te calles, acude a las autoridades competentes en la materia (Inspecciones Locales del Trabajo en tu localidad), todos merecemos el mismo trato y que se nos respete nuestros derechos sin importar nuestro género.

Lic. Rebeca Fernanda López Aguirre
Licenciada en Derecho por la Universidad del Noroeste, con Maestría en Gestión Pública Aplicada por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey. Actualmente se desempeña como Directora de la Inspección

Comparte con tus amigos

Acerca del Autor

Deja una respuesta.