Nutrición y Rendimiento laboral.

0

Llevar una buena nutrición, hacer ejercicio y tener un peso adecuado no es solamente para tener una buena figura. Se ha demostrado que la buena nutrición es un factor que condiciona el desarrollo físico, mental y la productividad de las personas, además de prevenir o al menos reducir el riesgo de enfermedades crónicas no transmisibles como lo son la obesidad, diabetes, hipertensión, patologías cardiovasculares, entre otras. Por el contrario, una mala nutrición puede llegar a bajar tu rendimiento laboral, ya que una persona que no se siente bien difícilmente tendrá ánimos para llevar a cabo su trabajo de la mejor manera. Llevar una vida practicando malos hábitos alimenticios eventualmente ocasionará la aparición de enfermedades crónicas no transmisibles, que tienen como consecuencia una baja productividad, bajo rendimiento, ausentismo laboral, accidentes de trabajo e incluso discapacidad.

Una correcta alimentación incluye en cada tiempo (desayuno, comida y cena) un alimento de cada grupo de acuerdo al Plato del Buen Comer y debe reunir ciertas características:

  • Completa: incluir alimentos de los tres grupos; no existe un solo alimento o grupo de alimentos que proporcione al individuo todas las sustancias que requiere.
  • Equilibrada: comer alimentos que tengan la cantidad de sustancias nutritivas recomendadas para crecer, desarrollarse y mantenerse sanos.
  • Higiénica: preparar los alimentos con la limpieza necesaria para no enfermarse.
  • Suficiente: consumir en cada comida la cantidad necesaria de alimentos para cubrir las necesidades nutricias.
  • Variada: incluir alimentos de diferentes sabores, colores, olores y consistencias en cada comida, para evitar la monotonía y asegurar el consumo de los diferentes nutrimentos que requiere el organismo.

Grupo de alimentos de acuerdo al Plato del Buen Comer

Los alimentos aportan energía, hidratos de carbono, proteínas, grasas, vitaminas y minerales. Estos se clasifican en 3 grupos:

Grupo 1. Verduras y frutas: Son fuente principal de vitaminas y minerales, además aportan fibra y agua.

Grupo 2. Cereales: Proporcionan la energía para tener fuerza y desarrollar las actividades diarias. En este grupo se encuentra el maíz en todas sus formas (elote, esquite, tortilla, tamal, pinole, etc.); el trigo (pan, galleta, tortilla, pasta, etc.) y otros como el arroz, la avena, el amaranto, la cebada y los tubérculos como la papa y el camote.

Grupo 3. Leguminosas y productos de origen animal:

Aportan al cuerpo las proteínas necesarias para formar o reponer diferentes tejidos, como músculos, piel, sangre, pelo, huesos.

Las leguminosas o semillas de vainas como frijol, lenteja, habas, garbanzo, soya, etc.; son ricos en proteínas, fibra y minerales. Éstas se encuentran también en todos los productos de origen animal como carnes, vísceras, huevo, leche, queso, pollo, pescado y las carnes de origen silvestre (iguana, víbora y otros).

Las oleaginosas como el cacahuate, pepita, ajonjolí, girasol, nuez, avellana, almendra y piñón también aportan proteínas, aunque en menor cantidad.

Es importante también beber suficiente agua (alrededor de 2 a 3 litros), hacer 2 colaciones por día (entre el desayuno y la comida y entre la comida y la cena), así como hacer ejercicio diario (45min a 1 hr); de esta manera tu cuerpo funcionará de manera adecuada y tendrás mejor rendimiento laboral.

 

Comparte con tus amigos

Acerca del Autor

Deja una respuesta.