PIENSA RÁPIDO…. ¡ACCIONA!

0

Cuántas veces nos hemos detenido a pensar en lo que “pudiera haber pasado si”, o desear tanto algo que hasta parece que solito va a llegar de tanto anhelarlo; o qué tal cuando queremos bajar de peso y pensamos bastante en el ejercicio que queremos hacer, que hasta nos cansamos antes de tiempo.

Todas estas situaciones o sentimientos los pasamos día a día, es parte de la experiencia del ser humano, son cosas que nos van formando y ayudando a discernir entre lo que es bueno o correcto y aquello que no nos beneficia en nada.

El secreto está en ¡Accionar! Muy sencillo: si nos quedamos parados esperando respuestas, se nos puede pasar la vida entera pensando en ellas, pero por el contrario, si nos arriesgamos a dar un paso adelante aún en las circunstancias, es probable que encontremos una solución inmediata que nos lleve a un mejor camino (aunque también debo decir, que cometer errores es un riesgo latente)

Esto es lo que sucede con las empresas y los países, esto es el camino de los mercados emergentes. Ahondando en el tema y buscando una definición exacta que te pudiera compartir, me doy cuenta que no existe una como tal, pero lo que si me quedó muy claro es la palabra TRANSICIÓN.

Cambiar y adaptarse, es el principio de todo. Si bien, los mercados emergentes son propicios para realizar negocios y llevar a cabo grandes ideas por su proceso de crecimiento, también conlleva muchos riesgos que, al final y desde mi punto de vista, son parte de la experiencialización.

La cuestión aquí es reflexionar: ¿Qué estamos haciendo para aprovechar esa oportunidad de cambio que tiene nuestro entorno? Aquí es donde debemos pensar en nuestra Propuesta Única de Valor desde el punto de vista personal, profesional, social, político, económico y de negocios, pues no basta navegar conforme a las situaciones que se vayan presentando, sino se trata de avanzar, ser proactivos y ¡Accionar!… ¡Ser diferentes!

Por otro lado, en esta historia aparece otra palabra que tiene mucho peso en ese cambio o acción: EL MIEDO; un sentimiento tan fuerte que puede activar nuestra adrenalina y romper esquemas, como puede paralizarnos al punto de desaparecer del mapa, esto quiere decir, el actuar como los demás, llevar un negocio a la quiebra, quedarse obsoleto ¡En fin! Así que permíteme compartirte una información importante: La gráfica del cambio, ésta me la compartieron hace un tiempo y me pareció por demás interesante… me explico…

…Cuando una situación se presenta en la que no tienes el control absoluto y te ves obligado a tomar una decisión, seguramente te genera incertidumbre y, por ende, miedo. Es ahí cuando tienes 2 opciones: pensar en eso como una oportunidad o una amenaza. Si te inclinas por la primera opción, te obligas a accionar por esa emoción que te genera la circunstancias, deberás ser creativo para afrontarla, y descubrir soluciones que te permitan salir avante; a eso le llamaremos el ciclo del crecimiento.

Por el contrario, si te decides por pensar en ello como una amenaza, no te va a quedar de otra que atacar, evadir la responsabilidad y crear dentro de ti un sentimiento de resistencia, resentimiento, frustración e incluso venganza. A eso llamaremos el ciclo de declinación.

Piensa en ti y en el ahora… ¿Estás parado precisamente donde pensabas estar hace unos años atrás? ¿Qué te falta? ¿Qué te hace diferente? ¿Cómo puedes usar tu creatividad para hacer de esta circunstancia una oportunidad? ¿Por qué tú y no los demás? ¿Eres una persona emergente? ¿En qué ciclo te encuentras en tu vida personal y profesional, de crecimiento o de declinación?

Mi objetivo con estas palabras no es amargar tu momento, es más bien reflexionar respecto a la oportunidad que se tiene para aprovechar cada circunstancia de la vida y con eso lograrás una imagen interna exitosa. Si países enteros pueden hacerlo, ¿Por qué tu no?… Piensa rápido… ¡Acciona!

 

Comparte con tus amigos

Acerca del Autor

Deja una respuesta.