¿Qué tan sana es tu vida?

0

En nuestros días la principal búsqueda de nuestra sociedad es el lograr y acumular riqueza, es por eso que debemos partir de un principio elemental, el cual al conocerlo e intentar cumplirlo paradójicamente equilibramos nuestra vida en todas sus áreas, siendo así la búsqueda de la riqueza un medio para un fin más allá de lo superficial. Este principio escrito por el filósofo Ralph Waldo Emerson dice “La primera riqueza es la salud” cuando hablamos de salud no solo es hablar de la física, si no hacer una reflexión profunda de nuestra salud económica, espiritual, personal, mental y de relaciones, (familia, amigos, pareja, clientes, etc.)

  1. Salud Física. La salud física básica, sin ella es difícil imaginar lograr concretar las demás, la salud física implica nuestros hábitos alimenticios como el hecho de dejar de consumir azúcares refinadas que dañan considerablemente nuestro cuerpo, hacer ejercicio continuo 2 a 3 días a la semana, ya sea mínimo caminar, dormir bien 8 horas normales para tener un sueño reparador y hacer exámenes periódicos con la finalidad de ser responsables de nuestra salud y no endosarla a terceros.
  1. Salud Mental y Emocional. La salud mental y emocional está basada en nuestras creencias principalmente, son estas las que nos dan nuestras experiencias y resultados de vida a medida que más nos adentramos en la pregunta de ¿por qué hacemos lo que hacemos? Nos descubrimos en dos facetas ya sea haciendo algo que nos da satisfacción y gozo o frustración, es el conocimiento lo que nos libera del yugo de la ignorancia y crea mejor calidad de vida.
  1. Salud Financiera Este tipo de salud se basa en la administración y el aprendizaje de la gestión del dinero desde cómo lo producimos, hasta en qué lo gastamos, es adquirir la habilidad de saber ahorrar, invertir, crear activos y controlar nuestras emociones al momento de tenerlo, pues es bien sabido que el dinero no cambia a las personas, solamente acentúa lo que hay en ellas.
  1. Salud Espiritual. Si algo esta descuidado y abandonado es nuestra relación con Dios y nuestro Ser espiritual, la salud espiritual es el camino de la verdad, conocer a Dios es conocernos a nosotros mismos, nutrir nuestro espíritu con la sabiduría de una conexión invisible pero poderosa a través de la gratitud, la oración el servicio y la humildad más allá del ego dominante es sin duda la riqueza y experiencia más suprema de la vida.
  1. Salud Relaciones. Las relaciones son la mayor oportunidad de crecer a través de los demás, nuestras relaciones son sanas cuando nos relacionamos desde el amor, el respeto, el apoyo, la comprensión y la empatía, dejando fuera el control, el miedo, las expectativas y la posesión, permitiendo ser a las personas, amándolas por quienes son y no lo que queremos que sean.
Comparte con tus amigos

Acerca del Autor

Deja una respuesta.