VALOR AGREGADO: EL CAMBIO MARCA LA DIFERENCIA

0

Cuando hablamos de Valor Agregado no es precisamente del valor económico al que nos referimos, sino al valor que nos ayuda a distinguirnos de las demás empresas, en cuanto a productos o servicios. 

¿Alguna vez han escuchado la frase que dice: “Los pequeños detalles son los que marcan la diferencia”?

Si aplicamos esto en el ámbito empresarial, entonces, el Valor Agregado se refiere a esas pequeñas acciones que nos hacen ver diferentes ante nuestra competencia y que generan cierto grado de preferencia por parte de nuestros consumidores.

Pongámonos a pensar un poquito en aquellas cosas que nos imaginamos, que podrían hacer las empresas para consentirnos es decir, las veces que decimos: “ojalá y tuvieran servicio a domicilio”, “me gustaría que este refresco tuviera un indicador de frescura”, “quisiera que la fruta me la vendieran picada y lista para comer”, “sería mejor si abrieran las 24 horas del día”, “deberían atender las inconformidades de los usuarios”… eso es precisamente, el valor agregado.

Como empresa debemos preocuparnos por mantener nuestro lugar en el mercado y siempre debemos pensar en el ‘plus’ ref.1 para nuestros clientes. Pensar en el valor agregado es pensar más allá de lo que podemos hacer, es ofrecerle al cliente más de lo que espera.

No podemos andar a la deriva arriesgándonos a que otros vengan y nos sustituyan, tomemos el valor agregado como una oportunidad de mejora ya que los resultados que obtendremos serán positivos, tales como:

  • Clientes leales.
  • Relaciones estrechas y preferencia de nuestro mercado.
  • Incremento en las ventas.
  • Publicidad de boca en boca.
  • Diferenciación entre la competencia.
  • Reconocimiento dentro del ámbito empresarial.
  • Penetración de mercados aún no cautivos.

¿Cómo dar valor agregado a nuestra empresa; producto o servicio?

  1. Primero que nada, debemos romper ese espacio que hay entre empresa y cliente. Con esto me refiero a que hay que ponernos en los zapatos de nuestros consumidores y tratar de pensar como ellos: si yo fuera cliente de esta empresa, ¿qué me gustaría que fuera diferente?, ¿qué me gustaría que hicieran por mi?, ¿de qué manera puedo innovar?, ¿existe la manera de mejorar los procesos de venta y distribución?, etc.
  1. Es importante que las ideas las plasmemos en una hoja o en la computadora, el objetivo es que no se nos olviden y mientras más ideas haya, mejores cosas podremos lograr.

 

  1. Recuerden, dos cabezas piensan mejor que una. Por lo tanto, es necesario involucrar a nuestros empleados para que contribuyan en la mejora y se familiaricen con los nuevas implementaciones. Una empresa empieza desde adentro y si el equipo funciona bien, entonces afuera funcionará mejor.
  1. Tomar en cuenta la opinión de los clientes. Los buzones de sugerencias resultan muy útiles para agregar valor pues no hay mejor consejo que el que nos dan nuestros usuarios. Esto nos facilita la detección de necesidades de nuestros consumidores.
  1. Detectar los puntos débiles y desarrollar planes de acción.
  1. Capacitar a nuestro personal para evitar resultados negativos o confusiones.

Cabe aclarar, que para dar valor agregado se requiere de una inversión y ésta depende de la(s) estrategia(s) que se determinen para implementarlo.

Pensemos que es una inversión que lo único que nos dará son frutos para nuestro negocio.

¿Cómo haces tú para en tu empresa o negocio, aportar valor agregado a tus clientes?

@BambaMarketing

facebook.com/bambamarketing

www.bambamarketing.com.mx

 

Comparte con tus amigos

Acerca del Autor

Deja una respuesta.